"Nace en Italia un partido para defender los valores cristianos de Occidente"

di Enric Gonzalez

A menos de una semana de las elecciones legislativas, dirigentes del centro-derecha italiano, apoyados por Silvio Berlusconi, lanzaron ayer una nueva fuerza politica "en defensa de los valores cristianos de Occidente". El presidente del Senado, Marcello Pera, reunio en Bolonia a unas 3.000 personas para fundar un movimiento teoconservador basado explicitamente en las ideas de Benedicto XVI. El Manifiesto por Occidente, escrito por el propio Pera, ataca los matrimonios entre personas del mismo sexo, el relativismo y el multiculturalismo.

A su juicio, Occidente se enfrenta a un "choque de civilizaciones" desde el 11-S, y responder a una matanza terrorista con una retirada de tropas es como reconocer ser culpable del acto terrorista.

Para el lider teocon italiano, tras los comicios de los proximos dias 9 y 10 de abril, este movimiento deberia ser el "eje cultural" de todos los grupos conservadores. El Manifiesto por Occidente, publicado por Marcello Pera un par de semanas atras, habia recogido hasta ayer mas de 8.000 firmas de apoyo, entre ellas, la de Silvio Berlusconi y las de una mayoria de los candidatos de la coalicion berlusconiana.

 

Un tren denominado Occidente Express partio por la manana de Roma y, tras una parada en Florencia, llego a Bolonia para que los viajeros participaran en el acto fundacional del Partido del Papa. En su discurso, Pera hablo de "la crisis moral de Europa" y fue diafano al senalar a su inspirador intelectual: "Solo un gran hombre ha tenido el coraje de mirar de frente esa crisis, de denunciarla y de apelar a minorias creativas como la que hoy ayer para el lector se reune aqui, con el fin de que hagan lo necesario para superar la crisis. Ese hombre es Benedicto XVI".

 

Marcello Pera, cabeza de lista de Forza Italia en Emilia-Romagna, Toscana y Piamonte, no siempre fue papista. En otro tiempo pertenecio al Partido Radical y fue un politico anticlerical. Lo que cambio sus ideas, dice ahora, fue el horror del 11 de septiembre de 2001.

 

Desde ese dia percibio que Occidente se enfrentaba a un "choque de civilizaciones" y que la "decadencia moral" de Europa habia llegado, segun el, a limites alarmantes. "Si los terroristas cometen una matanza en tu pais y respondes retirando las tropas que combaten el terrorismo en primera linea, significa que crees ser culpable del acto terrorista que has sufrido", dijo Pera en su discurso.

 

Con esa referencia a Espana ilustro "los tres sindromes" de la Europa contemporanea: el de la culpabilidad, el de la desmemoria, el de la desgana. Ataco "la ideologia iluminista y jacobina, que suprime todas las religiones", los matrimonios homosexuales, que "suponen una herida para el cristianismo", el relativismo y el multiculturalismo "para los que un Estado de derecho o una teocracia islamica valen lo mismo". "Un autentico conservador no puede negar que lo primero que hay que conservar es la tradicion, porque es la base de la identidad", agrego. Matizo, sin embargo, que no deseaba la abolicion de la ley sobre el aborto, pese a ser para el indefendible, porque conocia "el dramatismo de ciertas situaciones".

 

El coordinador de Forza Italia, Sandro Bondi, publico el sabado un articulo en el que auguraba la fusion de todo el centroderecha italiano en un unico partido que podria articularse ideologicamente en torno al movimiento de Pera.

 

Berlusconi rechazo con frecuencia en los ultimos dias "las sociedades multiculturales y multietnicas" y se declaro campeon de "los valores cristianos, sin los que no existirian la igualdad entre los hombres ni la democracia".

 

Esta noche, en su segundo y ultimo debate televisado con Romano Prodi, podria seguir echando mano al arsenal de argumentos de Benedicto XVI y Marcello Pera. Su fracaso en el primer debate, en el que se enredo con datos y cifras y acabo exasperandose a si mismo, le convencio de que le convenia mas manejar solamente un par de ideas y atacar continuamente a Prodi.

 

En medios de Forza Italia se suponia ayer que Il Cavaliere dedicaria el debate a alarmar sobre la presunta subida generalizada de los impuestos que realizaria un Gobierno de centro-izquierda, y a llamar a las urnas a los catolicos, que, visto el rendimiento de cinco anos de Gobierno berlusconiano, se veian tentados por la abstencion.

Scarica l'articolo